TERAPIAS ALTERNATIVAS

jueves, 8 de abril de 2010

Reflexología Para Embarazadas



Durante el embarazo el cuerpo de la mujer sufre un sinnúmero de cambios físicos y psicológicos. Las técnicas de relajación que aporta la terapia reflexológica que le permiten a las mujeres aceptarlos y vivirlos con mayor naturalidad, para disfrutar esta etapa de su vida en forma plena, y beneficiando tanto a la mujer como a su futuro bebé. Se le recuerda que al ser una terapia complementaria, brinda bienestar sin depender de los medicamentos, los cuales están contraindicados para las embarazadas, ya que pueden afectar en el desarrollo normal del feto. En la mujer la reflexoterapia regulariza los períodos menstruales, regula la producción de hormonas, y al igual que en el hombre, reduce el estrés y las tensiones. Los masajes reflexológicos suelen ser de gran ayuda para la madre incluso durante el último período del embarazo, ya que permite la natural estimulación de las hormonas que participan en el parto. Ante una situación tan estresante como el parto, los niveles de adrenalina pueden paralizar el correcto flujo de oxitocina, provocando la interrupción de las contracciones de parto, poniendo en riesgo al feto. La terapia reflexológica permite que las contracciones se desarrollen paulatinamente, evitando que la embarazada tenga que recibir dosis extras de oxitocina artificial. (1)
Luego del parto, los órganos que le habían cedido su espacio al útero vuelven a situarse en sus posiciones hasta lograr el equilibrio del cuerpo. Es durante este proceso donde la reflexología actúa recuperando en forma natural, la armonía que el estrés del postparto produce favorece la relajación, alivia tensiones y dolores propios del parto, favorece el balance endocrino, reduce dolores de espalda, mastitis, problemas del apartado digestivo, linfático, urinario y excretor, e incluso puede beneficiar a las embarradas que presentan depresión postparto. Durante el embarazo entre el 10 y 20 % de las mujeres, suele aparecer varices o también llamadas venas varicosas son consecuencia de la dilatación de la vena, los lugares donde aparecen son las piernas y la vulva (debido al aumento de la presión ejercida por el embarazo sobre la pelvis).
Existen muchas opciones para prevenir o tratar las várices, aunque algunas resultan más convenientes que otras.
En el caso del embarazo, se recomienda dormir de costado para evitar que el útero ejerza más presión en la circulación. Por último, en cuanto a las terapias alternativas, son ideales los masajes y en especial la reflexología.(2)

Bibliograía:
(1)Mauricio Kruchik (2006) maternity refloxology consultada el 5 de abrilde 2010, de http://www.maternityreflexology.net/?categoryId=3964


(2)Revista:Veronica de San Martin (2007). Reflexomaterna, consultada el 3 de abril del 2010, de
http://www.reflexomaterna.com.ar/articulos.htm

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal