TERAPIAS ALTERNATIVAS

jueves, 15 de abril de 2010

Reflexologia para niños con cancer


En el hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona, se está realizando un servicio de tratamiento con reflexoterapia a los niños ingresados que reciben quimioterapia por algún tipo de cáncer. Se inició en la primavera del 2004 a partir de una iniciativa de la Dra. Bibiana Carrasco, cirujana pediátrica y reflexóloga, que lleva a cabo la terapia- y Afanoc (Associació de Nens amb Càncer de Catalunya).

Los niños reciben un masaje de las zonas reflejas de los pies.Con procedimientos que se realizan algunos pueden ser molestos e incluso agresivos para ellos, los niños disfrutan totalmente de la terapia., incluso lo solicitan ellos mismos.Los niños aprecian que les va bien, se encuentran más a gusto, les gusta, incluso algunos lo encuentra divertido.

Tanto el equipo médico como el de enfermería han podido ver las mejorías en algunos niños respecto a aspectos tanto físicos como emocionales. En muchas ocasiones son estos profesionales los que indican y solicitan el tratamiento para un niño o adolescente que está desanimado, asustado, enfadado, encerrado en si mismo sin ganas de comunicación o cualquier otra situación anímica que dificulta la buena evolución del proceso y sobretodo su bienestar. La reflexoterapia produce una relajación suficiente que permite modificar el estado emocional, aunque sea en pequeño grado. Este cambio les capacita para que puedan recibir la ayuda que necesitan y puedan tolerar y aceptar mejor la enfermedad y su tratamiento.

El cáncer es una enfermedad grave, de larga duración, con un considerable porcentaje de curación, sobre todo en la infancia. A pesar de las esperanzas de vida y los avances médicos, no deja de ser una situación muy dura y desagradable para todos los miembros de la familia. Todos los pasos del proceso producen un gran desgaste de energía porque precisan una constante y gran capacidad de adaptación a cada momento. La familia entera sufre un giro rotundo en su vida cotidiana sin ningún tipo de aviso ni previsión. Aparecen problemas de relación, de convivencia, laborales, de organización, para el niño enfermo, los padres, los hermanos y la familia cercana.

Tanto el niño como sus padres, pueden sufrir un estado de shock emocional que les impide reaccionar para resolver las situaciones que se les van presentando. El tratamiento de las zonas reflejas de los pies puede aportar un lenguaje de comunicación diferente, útil para cuando fallan los demás canales de intercambio. Algunos niños solicitan a sus madre aprender estos masajes, para que se los puedan hacer a menudo. Algunos padres se interesan sobre los puntos que pueden trabajar para ayudar en la salud de sus hijos. Siempre es interesante aprovechar estas situaciones para promover el contacto y la dedicación de los padres, enseñándoles algunas maniobras y puntos donde incidir sobre el pie de sus hijos. Muy a menudo, la familia se siente impotente ante esta enfermedad. La reflexoterapia puede ser una oportunidad de colaborar y mejorar aspectos físicos y emocionales del niño enfermo y sus padres.

Esta técnica se utiliza como una herramienta más, dentro de todos los procedimientos que se realizan durante el tratamiento del cáncer. Se considera un complemento para tratar todas las alteraciones físicas y psíquicas que van aconteciendo durante esta etapa.

Mientras el niño recibe el masaje, según su edad, se le permite jugar, leer, dormir, mirar la televisión, comer y evidentemente hablar, porque proporciona un espacio muy adecuado para exteriorizar los problemas diarios ocasionados por el estado de salud. Con los más pequeños, hasta 4 o 5 años, la terapia se plantea como una diversión, acompañada de canciones y juegos, donde los pies pueden ser muñecos y juguetes. A partir de los 6 o 7 años, el contacto cutáneo permite la aproximación necesaria para que el niño exprese sus necesidades, sus carencias, sus deseos. Este acercamiento, que no es agresivo como otros que ocurren dentro del hospital, les ofrece compañía, cuidado y atención, y esto les da confianza, seguridad y tranquilidad. Durante el rato que dura le reflexoterapia se produce un ambiente relajado y distendido, que por sí mismo mejora el estado general, con disminución de dolor y disminución de ansiedad.

La reflexoterapia es una buena herramienta que complementa el tratamiento del cáncer en niños y adolescentes.

Lo que consigue la técnica reflexológica es, reequilibrar todos los órganos del cuerpo ayudándoles a encontrar el ritmo correcto de funcionamiento. Además, activa el sistema de defensas con lo cual a el organismo le es más fácil combatir cualquier desarreglo que le afecte ayudando al cuerpo a recuperar su funcionamiento natural.

La base de la reflexoterapia es similar a la de la acupuntura, los meridianos de energía y su estimulación.Además, la reflexología podal, es la única técnica que un niño o niña puede aplicar a otros o a si mismos. Un niño, no puede hacerse acupuntura, osteopatía, homeopatía…, pero si puede cogerse los pies y sentir, que es auto-suficiente para ayudarse a recuperar su salud. Esa sensación no tiene nada que ver con el mensaje que recibe con la reflexoterapia. El solo hecho de asumir esa facilidad le dará una sensación de libertar y responsabilidad que cambiara su concepto de salud.

Bibliografia

Dra:Bibiana Carrasco Dominguez (2007). maternityrefloxology.consultada el 7 de abril del 2010, de http://www.maternityreflexology.net/?categoryId=15587




Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal